El acceso a Bayauca hay que hacerlo, luego asfaltarlo

Mucho se habla de asfaltar el acceso a Bayauca, pero lo cierto es que tal acceso no existe. El camino rural de tierra que habitualmente utilizamos para llegar a esta localidad desde la RN 188 fue delineado a fines del siglo XIX, mientras que el trazado de la ruta asfaltada recién se inauguró en 1.962.

Es lo que hay, es el trayecto que siempre utilizamos, lo que no quiere decir que sea el que convenga asfaltar. Hablemos del acceso, el que nunca se hizo y el que sin dudas sí se debe asfaltar. El acceso a Bayauca desde la RN 188 sería la vía de comunicación terrestre que una ambos puntos en la menor distancia, algo que nadie hizo en estos 55 años, por eso no existe y por eso su tantas veces anunciada pavimentación no es más que una mentirosa promesa vacía.

Hoy propongo saldar esta histórica deuda con la localidad más antigua de nuestro Partido y la más próxima a una ruta nacional con la realización real y concreta de su merecido acceso. De tierra, sí, claro. Primero hay que hacerlo, luego asfaltarlo. Y para hacerlo hace falta poco más que voluntad política, una ordenanza y maquinaria y personal municipal de los que se dispone.

Este acceso uniría la RN 188 desde su km 201 con el pueblo en tan solo 7,5 km de longitud. Con lo que su sola realización ya significaría una notoria mejoría para los bayauqueros que reducirían sus penurias respecto del recorrido actual en casi un 50%. Esto es muy sencillo y económico, entiendo que hay que hacerlo cuanto antes.

Una vez que tengamos el acceso a Bayauca y lo estemos usando, entonces sí podremos gestionar su asfalto ante la provincia o incluso hacerlo directamente con recursos municipales que también sería viable.

Los bayauqueros necesitan su acceso hecho que los lleve a la ruta, porque las promesas no los llevan a ningún lado.

Comentarios Facebook